Cómo reconocer y prevenir una Insuficiencia Cardíaca

 Cómo reconocer y prevenir una Insuficiencia Cardíaca

La patología es progresiva y puede ser detectada por el especialista en una consulta. Instan a mantener una dieta sana y realizar actividad física.

La médica cardióloga del hospital Eva Perón, María José Herrera Toledo, se refirió a la problemática que tiene lugar cuando el trabajo que realiza el corazón es insuficiente para satisfacer todas las necesidades del organismo.

En este sentido, la referente comparó al corazón con una bomba de agua que abastece del líquido vital a todo un edificio: “Nuestro corazón al igual que una bomba de agua es el encargado de ejercer las presiones, a través de todo un juego de mecanismos, por medio de las cuales la sangre circula por el organismo, va a los pulmones, se oxigena y vuelve hacia todas las células. Cuando el trabajo del corazón es insuficiente para satisfacer todas esas necesidades, es cuando hablamos de insuficiencia cardiaca”.

La insuficiencia cardíaca es una de las primeras causas de internación, especialmente en adultos mayores de 60 años. Las causas que pueden derivar en esta problemática son diversas, por lo general se refieren a hipertensión, enfermedad de Chagas, que en palabras de la especialista todavía es muy frecuente en ciertas zonas, patologías coronarias como: infartos, anginas de pecho y patologías valvulares, aquellas donde las cavidades cardíacas se encuentran dilatadas y algunas respiratorias que pueden conducir con el tiempo a alteraciones a nivel cardíaco.

“Hay signos específicos e inespecíficos de esta insuficiencia, por lo general el paciente cuando llega a la consulta manifiesta extrema fatiga o disnea, un cansancio pronunciado y falta de aire ante algún tipo de esfuerzo -como caminar un par de cuadras o atarse los cordones de los zapatos-. La patología es progresiva, si no es controlada puede avanzar y manifestarse una disnea nocturna, incluso cuando el paciente se encuentra acostado y en estado de reposo”, detalló, a la vez que agregó los pies hinchados o edematizados y la taquicardia son también síntoma de la afección.

Una mala digestión puede ser además sintomática de insuficiencia cardíaca, ya que el edema o pérdida de líquido hacia el espacio extravascular se puede generar a nivel del abdomen: “El paciente manifiesta que se hincha mucho y a medida que se realiza el interrogatorio surgen la falta de aire, el edema en las piernas, la necesidad de orinar durante la noche y por ende la falta de un descanso de corrido. El diagnóstico es eminentemente clínico y se acompaña de métodos complementarios como el ecocardiograma o la radiografía”.

Finalmente, la profesional hizo hincapié en la importancia de llevar adelante una alimentación saludable, basada en un consumo moderado de sal y de priorizar la hidratación a base de agua: “Todas las gaseosas, también las light o sin azúcares, tienen mucho contenido de sodio ya que es un muy buen conservante, incluso algunas aguas minerales también lo tienen. En cuanto a la actividad física, Herrera Toledo puntualizó que sólo con 30 minutos de caminata diaria a un ritmo moderado, se disminuyen valores de presión arterial, se mejora la circulación y el trabajo cardíaco”.

ABC Prensa

Comentarios

Escribe un comentario

Te puede interesar esto

Deja una repuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish